Exposición ‘Moana: Culturas de las Islas del Pacífico’

Del 15 de abril al 4 de julio próximo, está invitado el público en general a visitar la exposición internacional Moana: Culturas de las Islas del Pacífico, en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

Aisingagi: espíritu baining de la Nueva Bretaña

Estructura y concepto: representar el mundo austronesio

En cuanto a su concepto, Moana está estructurada en torno a cinco ejes  inspirados en términos proto-oceánicos que nos refieren a valores fundamentales del imaginario austronesio de los pueblos de Oceanía.

Estos cinco términos son: moana (mar), fanua (tierra), lau (intercambio), mana (poder) y atua (espíritus).
Pero además de la utilización de estos conceptos, los contenidos y la distribución de cada una de las salas están diseñados para tratar de representar y exhibir con el mayor respeto posible las formas, valores y presencias contenidas en los objetos que dan vida a esta exposición.

Gope: espíritus del Golfo de Papúa


Historia de las colecciones

El tema de esta exposición es la cultura material de las Islas del Pacífico. En concreto, Moana nos refiere a objetos que fueron coleccionados por diversos visitantes euroamericanos a Oceanía entre los siglos XVIII y XX.


En consecuencia, todas las piezas (más de 200) provienen de un periodo y contexto cultural específico, a saber, la época del auge del coleccionismo en el Oceanía, durante la cual los cazadores profesionales de “artes primitivas” se volcaron sobre las Islas del Pacífico. Este proceso fue particularmente intenso en los archipiélagos de Melanesia:

Foto de un hombre de rango con tocado; a un lado, peinetas y apoya-cabezas.

Papúa Nueva Guinea, las Islas Salomón, Vanuatu, Kanaky y Fiji.

El objetivo de estos coleccionistas era obtener objetos con los cuales se pudieran ensanchar las bodegas y salas de los grandes museos de Europa y los Estados Unidos.

A esta generación de coleccionistas pertenecieron hombres como A.B. Lewis y A.W.F. Fuller, cuyos esfuerzos establecieron al Museo Field de Chicago como uno de los grandes repositorios de artefactos del Pacífico en el mundo. A su vez, Miguel Covarrubias fue heredero de este proceso. En 1951, junto con Daniel de la Borbolla, gestionó un canje de piezas (mesoamericanas por oceánicas y de América del Norte) con el Museo Field.

Todo lo anterior sirve para recordarnos que los objetos exhibidos en Moana son cosas y presencias cargadas de historicidad. Por eso hemos tratado de evitar el mensaje de que se trata de piezas “tradicionales”, milenarias o representativas de culturas estáticas en el tiempo.

Aisak Ronroriw, jefe supremo del consejo de jefes de las Islas Torres, en Vanuatu

Quisimos, sobre todo, evitar representar a las culturas oceánicas como pueblos “primitivos”, aislados o atrasados – categorías, todas, que suelen estar asociadas a sociedades no-estatales y de pequeña escala.

Lejos de ser atrasadas, las sociedades del Pacífico son tan complejas y sofisticadas como cualquier otra cultura de nuestro mundo. Es este el concepto fundamental que hemos querido transmitir mediante la presente exposición.

En suma, esta exposición no trata sobre artes primitivas ni exóticas, sino de objetos producto de un momento histórico mediante el cual podemos acceder a valores y cosmologías diferentes, pero no por eso menos importantes o ricas que las de las sociedades euroamericanas o amerindias que nos son más familiares. En suma, son culturas y personas vivientes, dinámicos y creativos, cuya destreza y sabiduría se cifran en las piezas expuestas (a la izquierda, la foto de un jefe melanesio de Vanuatu con quien he trabajado desde 1999, y cuyos conocimientos y acciones constituyen parte de la herencia cultural de los objetos expuestos en Moana)


Colecciones e instituciones participantes

Casi la mitad de los objetos expuestos en Moana provienen de la llamada “colección de los Mares del Sur” del Museo Nacional de las Culturas, situado en la calle de Moneda, en el centro histórico de la Ciudad de México.

La mitad restante de los objetos expuestos provienen, en su mayoría, de las colecciones oceánicas del Field Museum, cuyo equipo curatorial y administrativo, cabe advertir, fue crucial para poder llevar a buen puerto esta exposición – tanto por la ayuda que brindaron durante la etapa de

Máscara malanggan de la Nueva Irlanda

investigación de archivos en la biblioteca y las bodegas del Field, como por la paciencia y dedicación que mostraron sus miembros para enviarnos imágenes y datos durante la elaboración del catálogo de la expo.

Finalmente, algunos objetos más, incluyendo las impresionantes presencias ancestrales que se colocaron a la entrada y salida de la exposición, provienen del Peabody Essex Museum de Massachussetts y la galería De Young de San Francisco.


Una co-curaduría, en sentido estricto

Por último, conviene señalar que esta es la primera ocasión en la que se ha montado una exposición internacional acerca de la cultura material Pacífico en México, y, sobre todo, que la selección, organización y diseños museográficos se debieron a un esfuerzo curatorial y de investigación exclusivamente mexicanos.

Desafortunadamente, debido a que los créditos oficiales del INAH pasaron de manera poco generosa por encima de su nombre y su trabajo, quiero aprovechar este espacio para agradecer de manera personal, y sobre todo profesional, la labor que como Asistente Curatorial desempeñó Óscar Aguirre Mandujano, un joven y brillante historiador que apenas el año pasado obtuvo su licenciatura  por el Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Imagen reciente de Óscar en Istanbul

Más que asistente, Óscar ha sido prácticamente co-curador y co-editor, junto con un servidor, del catálogo y los contenidos de esta muestra.

No afirmo lo anterior a la ligera, pues, como bien saben quienes me conocen, no soy dado al sentimentalismo cuando de créditos y reconocimiento académico se trata.

Es una lástima que mi querido amigo no podrá estar presente durante la inauguración, debido a que ahora mismo se encuentra realizando una maestría en Estudios Históricos en la School of Oriental and African Studies de Londres.

(En vista del provincnalismo que con frecuencia domina los temas de estudio y discusión de los historiadores formados en México, vale la pena resaltar que los temas de investigación e interés de Óscar se centran sobre la historia temprana del imperio otomano (siglos XIV-XVII).)

Atingting (tambor de ranura), presencia ancestral del norte de la isla de Ambrym, Vanuatu


El catálogo

Por último cabe señalar que para acompañar esta exposición se preparó un catálogo del mismo nombre, el cual (en contraste con lo que ha ocurrido en otras ocasiones) estará disponible y a la venta desde el primer día en la tienda dedicada a Moana.

El catálogo en sí representa una pequeña joya de conocimiento experto sobre Oceanía, dado que contiene textos escritos ex profeso para esta muestra por parte de los siguientes expertos, académicos, oceanistas y museógrafos todos dedicados al estudio del Pacífico: el Dr. John Terrell (reconocido arqueólogo oceanista adscrito al Field Museum), el Dr. Richard Feinberg (Kent State University, especialista en las llamadas Polynesian Outliers de las islas de Salomón), el Sr. Christopher Philipp (encargado de las colecciones oceánicas del Field), la Sra. Karen Kramer (del Peabody Essex Musuem de Massachussetts), el Sr. Jeremy Poole (colaborador y coleccionista de la De Young Gallery de San Francisco), el Sr. Sean Mallon (ciudadano neozelandés de origen maorí y polinesio, y curador oceanico del Te Papa Museum en Auckland), la Dra. Lissant Bolton (jefa de la sección de Oceanía en el British Museum), la Dra. Haidy Geismar (colega y amiga, experta en cultura material de Oceanía y profesora de la New York University), el Dr. Joshua Bell (experto en cultura material de Papúa Nueva Guinea y Polinesia, e investigador en el Smithsonian Institution de Wasghington DC).

Kirk e Yvonne en su casa de Sydney (febrero de 2010)

Y, finalmente, Yvonne Carrillo-Huffman, investigadora y especialista en artes de Oceanía para el Australian Museum, y su esposo…mi gran amigo, colega, maestro y experto inigualable en las culturas y lenguas del archipiélago de Vanuatu, Kirk Huffman, quien llegó, siguiendo los pasos de Deacon, al sur de Malakula antes de que obtuviese su independencia el archipiélago de Vanuatu, y se quedó para fundar el Centro Cultural de Vanuatu, cuyo acervo y actividades hoy día representan uno de los proyectos más exitosos, ambiciosos y progresivos de museografía “autóctona” en el mundo.

Gracias a todos ustedes, colegas y amigos, por sus esfuerzos y paciencia durante los últimos 20 meses. Al final de cuentas, sus diversas colaboraciones rindieron fruto en la medida en que pudimos, colectivamente, hacer de Moana un espacio respetuoso, de reflexión seria y bien hecha, sobre las sociedades y personas de las Islas del Pacífico con las que hemos trabajado y vivido durante tanto tiempo.

Jakob Kapere, director del Sound and Film Unit del Centro Cultural de Vanuatu, preparando materiales de video para Moana (marzo de 2010)

Nota: para complementar la exposición se mostrarán varias veces a la semana, en el auditorio del primer piso del Museo, dos documentales, First Contact, de Bob Connolly y Robin Anderson (1983), y Le Salaire du Poete, de Éric Wittersheim.

El primero es un clásico del cine documental sobre la Melanesia, ya que ofrece una de las únicas miradas fílmicas del momento en que un grupo de fuereños (australianos) entró en contacto con vez primera con sociedades papúes del interior de Nueva Guinea.

El segundo es un documental reciente del antropólogo y cineasta Éric Wittersheim, amigo, colega, antropólogo y politólogo especialista en el estudio de Vanuatu y la Melanesia contemporánea. A su manera, su documental también aborda el tema de contactos primeros entre miembros de diferentes culturas, pero observados y experimentados de una manera singular, a través de la música, el lenguaje y la sensibilidad interior de sus participantes.

(entrada de blog editada el 13 y 17 de abril, y el 31 de mayo  de 2010)

Nota post-facto añadida el 7 de dic. 2010: Moana tuvo un éxito mixto: Por un lado el número de visitantes fue bajo en relación con la cantidad de visitas que idealmente acuden a expos internacionales de esta talla. En este caso tuvimos poco más de 30,000 visitantes  – cuando el ideal es de 100,000 o más. Esto se debió, en parte, a la falta de promoción temprana por parte del INAH, pero sobre todo al recorte de tiempo durante el cual la exposición estuvo abierta al público. Esto último también fue producto de numerosos retrasos logísticos, inenarrables en realidad, por parte del INAH. Nada nuevo, para quienes conocen los avatares del Instituto, pero ciertamente frustrante, dado que fue una exposición curada por especialistas mexicanos con contenidos internacionales absolutamente únicos, me atrevo a decir, irrepetibles. En este sentido, puedo reportar que nos recortaron más de tres semanas de lo que debió haber sido el periodo en que estuvo abierta al público la expo. Inaceptable, sin más.

Por otro lado, a los curadores -Óscar Aguirre y un servidor- nos pareció que Moana tuvo un enorme éxito en el sentido de que los contenidos y el catálogo estuvieron a la altura de nuestras muy exigentes y altas expectativas profesionales. Esta opinión la comparten varios de los colegas internacionales que colaboraron con nosotros en el catálogo. A su vez, las reacciones diversas pero inteligentes y estimulantes del público fueron sumamente gratas.

6 Responses to “Exposición ‘Moana: Culturas de las Islas del Pacífico’”

  1. Amaury A. Garcia Says:

    Felicidades Carlos, y enhorabuena por el trabajo y el tiempo dedicados a éste proyecto. Me consta lo invertido.

  2. Esta muy padre la expo. sin duda de las mejores que he visto Felicidades =) Maururu

  3. irma cruz Says:

    hola:
    me agrado mucho la exposicion
    pienso que fue un muy buen trabajo
    realizado
    felicidades por todo…

  4. alejandra orta salinas Says:

    Yo no me la perdere, espero trasladarme el proximo sabado hasta méxico. cada una las exposiciones del museo me han deleitado. y seguramente esta sera igual

    • Muhas gracias. Aprovecho para avisar que tendrás que dirigirte de inmediato hacia el MNA, pues “Moana” se clausura al final del domingo 4 de julio. Trágicamente, el INAH no supo gestionar correctamente sus fechas y al final se perdió la Semana Santa y la mitad del verano para las visitas. Espero puedas llegar a tiempo.

  5. alejandra orta salinas Says:

    gracias salul, me la perdi lamentablemente, el dia 4 de julio fueron elecciones el hidalgo y pues nos tuvieron bastante ocupados toda la semana anterior, y si, esperaba que las vacaciones fueran para hacer una visita al museo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: